Si ya han hecho sus reservaciones para volar en parapente y quieren quedarse a conocer todo lo que el Quindío tiene para ofrecerles, entonces no pueden dejar de ir a explorar Filandia, un municipio de este departamento que resulta encantador para los viajeros, debido a sus fachadas culturales, la amabilidad de sus habitantes y sus pintorescos paisajes rurales, coronados por un verde que se extiende hasta donde alcanza la vista.

A este pequeño pueblo, que también destaca por su deliciosa gastronomía y la calidad de su café, se le conoce como “La Colina Iluminada”, puesto que su clima puede llegar a los 24 grados centígrados, y en la noche baja a los 13 grados. A Filandia se le suele comparar con Salento, y aunque es cierto que guardan algunas similitudes, La Colina Iluminada es más tranquila y está mucho menos atestada de viajeros que su municipio vecino. Este territorio fue un antiguo asentamiento de los indígenas Quimbaya, una tribu pacífica, organizada y trabajadora; quizá debido a ello, en la actualidad, allí abunda la gente fuerte, luchadora y amable.

Si están pensando qué hacer en el eje cafetero, quédense con nosotros, porque les contaremos cuáles son los principales puntos de interés de Filandia.

  • Conozcan la Calle del Tiempo Detenido. Caminar por este pueblo es una buena opción para el primer día de visita, así que les recomendamos que exploren un poco de su cultura, porque cada paso les permitirá ir disfrutando de lo conservada que está su arquitectura, la cual sobresale en sus casas coloridas y refleja toda la influencia antioqueña. En la Calle del Tiempo podrán apreciar mucho más los contrastes de su cultura y el valor arquitectónico de esta región.
  • Parroquia María Inmaculada. En El parque principal también pueden ir a ver la Parroquia María Inmaculada Concepción, una portentosa construcción que data del año 1905, y cuyo diseño es muy especial, porque es uno de los pocos templos hechos de bahareque y tapia pisada que se mantienen en perfecto estado.
  • Monumento al Jesús Resucitado. Se trata de una obra del maestro Jairo Bedoya que representa el fervor religioso de los habitantes de este pueblo, y el monumento emerge a las afueras del municipio, en la vereda El Vergel, y en medio de un paisaje hermoso y único que resalta las maravillas de este pueblo. La imagen no es solo motivo de solemnes visitas, sino que también puede constituir una excelente alternativa para dar un paseo.

En Quindío Aventurero somos una agencia operadora de turismo enfocada en el vuelo en parapente, a través de un equipo de profesionales capacitados y de gran calidad humana. Para hacer sus reservaciones, solo deben ponerse en contacto con nosotros a través de nuestro sitio web.

whats