Todos hemos imaginado alguna vez que surcamos el cielo, con un escenario de ensueño a nuestras espaldas, surcado el firmamento de nubes que adquieren los colores del atardecer en un popurrí de rojos y púrpuras como nunca se ha visto. Fascinante, ¿Verdad? Pues, ustedes pueden vivir esta experiencia, porque empresas como Quindío Aventurero hacen que cumplan este deseo, a través del parapente. Y es que, más que un deporte extremo, es un viaje espiritual que permite contemplar hermosos paisajes, impulsados por el viento, mientras oxigenan cuerpo y mente.

El parapente es el planeador más pequeño del mundo, adaptable, seguro y que se puede desplegar, abrir, usar para salir a volar, recoger y luego guardar como una mochila. Son cada vez más los aficionados a esta práctica, porque resulta muy estimulante. En el aire, quienes practican vuelo en parapente se olvidan de la ajetreada vida citadina, de las preocupaciones diarias, el estrés y las tensiones. En el aire, se viven en otro plano, una dimensión de belleza que se expande sobre todo lo que toca la luz.

  1. Si ustedes planean volar en parapente deben saber que esta es una experiencia única, por lo que deben acudir a la cita con la mejor disposición, con muchas ganas de disfrutar y de dejar grabados en sus memorias los recuerdos más hermosos e inolvidables. Ustedes disfrutarán de vistas privilegiadas y de sensaciones que nunca hubieran creído posibles.
  2. La recomendación para evitar una visita perdida es llamar al lugar y esperar indicaciones del clima. Con empresas de parapente como Quindío Aventurero, ustedes podrán disponer de información oportuna para el momento del vuelo. Además, se les brindarán las indicaciones de rigor, como conocer su documento de identidad, zapatos cómodos y ajustados, gafas, ropa cómoda y aplicarse bloqueador, porque las corrientes de aire queman.
  3. Quienes hacen salto en parapente saben que no se puede volar cuando el viento supera los 40 kilómetros por hora y/o si está lloviendo; esto, sin embargo, también depende de otros factores, como la dirección del viento, ya que si está a más de 45 grados con dirección al valle, no está permitido despegar. Por otro lado, la edad para realizar esta actividad no es importante, empezamos a volar niños que pesen como mínimo 18 kilos y podemos volar adultos que pesen hasta 100 kilos, no importa qué edad tengan, en el caso de los menores de edad, deben ser acompañados por sus padres o por un adulto responsable. Recuerda que el peso máximo no debe superar los 100 kilogramos.
  4. Si sufren alguna condición de salud, deben informar a la empresa o a los instructores responsables del vuelo. Reemplazo de cadera, eventos post quirúrgicos recientes, embarazo y personas bajo el efecto de sustancias psicoactivas, son algunas de las restricciones para saltar en parapente. Se recomienda que presenten un parte médico.

Vuelen felices y seguros con Quindío Aventurero. Nuestra empresa está altamente calificada para ofrecerles la mejor experiencia en la práctica de parapente. Visiten nuestra página web para ofrecerles más información.

whats