El eje cafetero destaca por sus incontables puntos de interés, pero no hay duda de que los sitios turísticos del Quindío son los que congregan a mayor cantidad de viajeros cada año. Uno de los principales atractivos de este departamento es Salento, un pueblito típico del eje cafetero que está situado al oeste de Bogotá, a una distancia de poco más de trescientos kilómetros, muy cerca de los Andes, con una superficie de 377,7 Km2, una altitud de 1,895 m y, para el año 2005, contaba con una población de 7,247 habitantes. Su temperatura media oscila entre los 10 y los 19 grados Celsius.

Salento es el municipio más antiguo de este departamento, motivo por el cual también se le conoce con el nombre de “el padre del Quindío”. Cuenta su historia que el libertador Simón Bolívar pasó el 5 de enero de 1830 por “el camino nacional”, llamado también “camino del Quindío”, y pernoctó en este pueblo en una humilde vivienda con techo de paja, donde hoy se encuentra ubicada la vereda Boquía. Su fundación comienza en el año 1842, cuando se crea una colonia penal, pero en 1865 es trasladada la población para el sitio conocido como Barciales, donde hoy en día está ubicado el casco urbano, y es nombrado Villa de Nuevo Salento.

Este pueblo comenzó a ser conocido como sitio turístico de Quindío alrededor de los años ochenta, con el eslogan de “somos café y mucho más”. Podemos encontrar entre sus principales atractivos el Valle de Cocora, ubicado al norte del municipio, que también resulta una parada imprescindible para quienes desean saber qué hacer en el eje cafetero; además está el Parque Nacional Natural Los Nevados;  y, dentro de lo que es el casco urbano de Salento, se puede disfrutar de la arquitectura tradicional de la época de la colonia, caracterizada por su uniformidad, intenso colorido, el uso de la madera, trabajada con gran belleza en puertas y ventanas, así como en grandes balcones.

Igualmente encontramos en Salento la plaza Bolívar, con un monumento al Libertador, así como un homenaje a uno de los fundadores de este pueblo, el señor Pedro Vicente Henao. Podrán encontrar también gran variedad de artesanía típica de esta región, así como almacenes, a lo largo de toda la calle real; y alimentos con base en el café y restaurantes de comida típica.

Finalmente, uno de los sitios más emblemáticos de Salento es el mirador, al que se puede llegar de dos formas: una es subiendo una serie de 238 escalones que los llevarán hacia el Alto de la Cruz, y la otra es recorriendo la carrera cuarta.  Desde lo alto se puede divisar gran parte del valle de Cocora, en un paisaje que les arrancará algunas lágrimas.

Salento es, sin lugar a dudas, un destino que nunca olvidarán y por el que bien vale la pena hacer planes en el Quindío. Para conocer este poblado y disfrutar de todas las actividades del eje cafetero, como el vuelo en parapente, no pueden dejar de visitar nuestra página.

En Quindío Aventurero somos una empresa especializada en las actividades turísticas que les ofrece la mejor experiencia de vuelo libre. Nuestro compromiso es con la seguridad y la satisfacción de nuestros clientes. Los invitamos cordialmente a ponerse en contacto con nosotros para conocer mejor todo lo que podemos ofrecerles.